3 de marzo, gogoan 

Hace un par de meses lo decía ante los medios: «Estoy más para la arqueología que para la política». Era una forma de decir que actualmente tiene 87 años. Esa frase podía habernos originado cierta ternura y comprensión si el que la soltó de forma lastimera hubiera sido una persona mayor, honrada, humilde, trabajadora y no Rodolfo Martín Villa, alguien que nunca ha demostrado piedad alguna para con los demás.Hoy a más de uno nos ha venido a la memoria el 3 de marzo de hace 46 años. Hemos vuelto a recordar que ese señor fue uno de los máximos responsables de la masacre que generó aquella desproporcionada agresión policial en Vitoria-Gasteiz contra cientos de personas. Luego, en mayo, vendría Montejurra-76, con Fraga y su banda de ultraderechistas asesinando a Ricardo y Aniano, para dos años y medio después, volver a la carga en Iruñea-Pamplona con el asesinato de Germán Rodríguez y dejar un balance de decenas de heridos.

Antes de todo esto, siendo gobernador civil de Barcelona, también fue responsable de cientos de injusticias. Y después para finalizar, como contraprestación a su gestión y favores realizados, vino su colocación como presidente de Endesa y su consiguiente privatización para que todo quedara en casa.

Delitos tipificados en el código penal unos, dilemas éticos otros… hasta ahora siempre había sabido esquivar el sistema judicial y quedar impune. Desde España tampoco es que se lo hayan puesto tan difícil… Han tenido que apretar desde Argentina para que empiece a ver las orejas al lobo.

Ahora se declara ni más ni menos que pieza arqueológica. Se puede decir que nos ha dejado de piedra que alguien que en su día repartió tanta leña confiese ahora ser un fósil…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*