MANIFIESTO POR LA PAZ DEL PARTIDO CARLISTA-E.K.A.

-MANIFIESTO POR LA PAZ-
PARTIDO CARLISTA DE EUSKAL HERRIA-E.K.A.-EUSKAL HERRIKO KARLISTA ALDERDIA

El Partido Carlista (E.K.A.), ante la situación en que se encuentra nuestra tierra, con transcendencia al resto del Estado, aun cuando de otra manera y queriendo contribuir a que desaparezcan las tensiones que enfrentan a pueblos y familias y a distintos sectores sociales, y con la autoridad moral que le confiere el ser el partido político más antiguo del Estado Español y especialmente perseguido en los primeros tiempos de la llamada «transición»: Montejurra 76, paso cerrado a las elecciones de 1.977, tardía legalización, etc, pese a lo cual sigue luchando contra viento y marea por la instauración de un sistema de libertades, con los medios que el propio régimen establece, por injustos que sean, quiere hacer público un MANIFIESTO POR LA PAZ, basado en los siguientes puntos, Antecedentes y Soluciones propuestas.

ANTECEDENTES:

La situación actual no surge por generación espontánea. No puede menos que reconocerse que existen unos antecedentes, frente a los que diferentes sectores sociales han reaccionado de maneras distintas.

La Historia, si de algo sirve, es para sacar consecuencias de ella y tratar de no repetir errores pasados, Guipúzcoa, Vizcaya y Álava desde su incorporación voluntaria a Castilla, mientras se respetaron las condiciones de la misma, fueron unos de los puntales más firmes de la Corona de Castilla, contribuyendo decisivamente a la conquista del Reyno de Navarra y posteriormente gracias a su apoyo y hasta donde llegó, se abandona la sexta Merindad, por él conquistada, fraccionándose el Reino de Navarra, quedando la sexta Merindad de Ultrapuertos bajo los reyes legítimos de Navarra, que tras su acceso a la Corona de Francia llevan a ella el titulo de Reyes de Navarra y la porción del reino que dominaban.

Por contra, la parte conquistada y dominada, respetados sus Fueros, usos y buenas costumbres, comparte con Castilla la misma persona como monarca y esta situación se va aceptando hasta tal punto que llega a ser juntamente con Castilla, Aragón y León los basamentos de lo que se conoció en sentido amplio, como las Españas.

A finales del siglo XVIII comienzan a erosionarse los derechos de los que se conocían como territorios forales y desgraciadamente llega la culminación del ataque a tales derechos con la Constitución de 1812. Inevitablemente, la que debió haber sido una apertura a los nuevos tiempos y a la gran libertad, fue la que destruyó desde los cimientos los derechos forales, haciendo imposible la libertad grande, al no respetar las pequeñas libertades

Todo el siglo pasado fue un intento de recuperación de lo que se consideraba se había robado, intento con los medios que entonces se empleaban y no trasladables a los tiempos actuales desde nuestro punto de vista.

Los distintos intentos de recuperación terminaron o con acuerdos luego no cumplidos o con sanciones de privación de aquello por lo que se había luchado, dando lugar a que heridas profundas se cerraran en falso por una parte y por otra, la consideración de privilegios diferenciadores a lo que no eran más que derechos consagrados por los siglos, llegando al absurdo de que Franco a los dos únicos territorios que «castigó» fue a Guipúzcoa y Vizcaya.

Es preciso por tanto, realizar lo imposible para lograr cerrar de una vez por todas esas heridas nunca curadas.

Expuestos estos antecedentes que consideramos necesarios, queremos precisar:

a).Que condenamos todos los asesinatos, secuestros y actos violentos, sea cual sea su finalidad, pues creemos que el fin no justifica los medios, sobre todo cuando éstos atentan contra el derecho a la vida, la integridad y libertad de las personas, pero que no entramos en el juego de reiterar condenas, precisamente para no servir a los intereses publicitarios de quienes los realizan.

b).Que respetando a quienes piensan de otra manera, no nos parece adecuado (aun cuando dejemos en libertad a nuestros militantes en este aspecto) convertir la vía pública en muestrario de opciones contrarias, por justa que sea la causa que se pretenda defender, por cuanto aunque no sea esa la intención de quienes los llevan a cabo, contribuyen a agravar el estado de crispación que vive nuestra sociedad

c).Negamos a cualquier grupo político, por fuerte que sea su apoyo electoral, el derecho a expedir patentes de democracia, así como a hacer afirmaciones como ‘los partidos democráticos dicen…», cuando la realidad es que todos son democráticos desde el momento que están legalizados, y de otra manera, que insten, respecto de los que creen que no lo son, su ilegalización por la autoridad judicial. Entre tanto, todos son democráticos. Por supuesto nos referimos a los inscritos en el correspondiente Registro Oficial. Por lo que a los que así hablan, podría aplicárseles el refrán de «DIME DE QUE PRESUMES Y TE DIRÉ DE QUE CARECES».

d).La solución de los problemas de «violencia» a que la sociedad se enfrenta, requiere de todos, grandes dosis de generosidad y de comprensión, pero entendemos que merece la pena

Y tras lo que ha quedado expuesto, que estimamos necesario para comprender el problema en sus justos términos, los medios que vamos a proponer como soluciones son:

1º.-Diálogo:
Es preciso dialogar, sin que nadie se arrogue la totalidad de la razón .Cada uno tendrá su parte. Quien más se crea cargado de la misma ha de ser quien a toda costa deba buscar el diálogo, sin condicionamientos previos por aquello de «entre dos de distinta condición, saluda primero el de más educación» la iniciativa ha de tomarla quien realmente y de verdad esté más preocupado por la situación que vivimos y que tan profundamente afecta a nuestra sociedad.

2º.-Medidas inmediatas:
A).- El cese inmediato de todo ataque a la vida, la integridad y la libertad de las personas

B).- Anulación, en cuanto existieren, de medidas no ajustadas estrictamente a la Constitución y disposiciones legales vigentes respecto de los condenados por delitos con intencionalidad política y que estuvieren cumpliendo condena o pendientes de juicio.

C).- Legislación que establezca indemnizaciones compensatorias en el más amplio sentido para todas las víctimas de delitos con intencionalidad política, de tal manera que compense a las víctimas directas o sus familiares de los daños de todo tipo sufridos, estableciendo procedimientos para su rápida tramitación, sin limitación en cuanto al tiempo en que ocurrieron los hechos.

3º.-Medidas a medio plazo:
A).- Indultos individuales a los condenados por delitos de intencionalidad política.

B).- Juicios rápidos, sin mengua de ninguno de sus derechos, a quienes estén acusados y no condenados por delitos de intencionalidad política . Los condenados en cuanto la sentencia sea firme, indultados individualmente.

C.- A los absueltos, proporcionarles un puesto de trabajo acorde a sus conocimientos y preparación.

D).-Creación de una Comisión con representantes del Estado, Guipúzcoa, Vizcaya, Alava y Navarra, no solo institucional, si no de partidos y fuerzas sociales que aborden con amplitud de miras, el estudio de las medidas a adoptar para reconocer los derechos originarios adaptados a los tiempos, que permitan una convivencia fructífera de cuantos pueblos y nacionalidades configuran hoy el Estado Español.

4 º.-Medidas a largo plazo:
A).- Compromiso de estudiar en profundidad la Constitución, para pensar en su posible modificación, total o parcial, y su aprobación por referéndum en cada nacionalidad, debiendo ser aprobada por todas.

B).- Como consecuencia de ello, diferente estructuración de la participación de los ciudadanos en la vida política, mediante nueva ley electoral; regulación de la intervención de los medios de comunicación públicos y privados en períodos electorales; control riguroso de la financiación de los partidos políticos, que deberán hacerla con las aportaciones de sus afiliados, destinándose lo que ahora se emplea en su financiación por el erario, en permitir que las distintas opciones políticas puedan llegar en las mejores e iguales condiciones al ciudadano, para que las decisiones de éstos sean verdaderamente libres

Si todas las partes implicadas ponen en práctica estos puntos con generosidad y buena voluntad, creemos que iremos acercándonos a la verdadera libertad. y por tanto, a un sistema auténticamente democrático

Si por el contrario se encasillan en el » más eres tú » irá crispándose cada vez más el ambiente, hoy ya tan enrarecido y el tiempo y la Historia atribuirán responsabilidades.

Pamplona-Iruñea, Septiembre de 1996.

Este manifiesto fue refrendado en el 49 Congreso Federal del Partido Carlista celebrado en Pamplona Iruñea los 4-5-6 de octubre de 1996