¿Por qué somos municipalistas?

Desde el carlismo siempre hemos defendido la idea de que la ciudadanía debe participar activamente en los asuntos y conflictos en los que vive sumergida su comunidad y que el clásico sistema de representación de participación delegada no llega a todos los conflictos que se dan en la vida política, económica o laboral de la misma.

Proponer la participación ciudadana es mucho más de lo que defienden la mayoría de los partidos del arco parlamentario. Es bueno recordar aquí una experiencia cercana: recordemos cómo los grandes partidos han usado el mensaje de la “Regeneración Democrática”. Muchos ciudadanos y ciudadanas se hicieron eco de este mensaje ¿Qué ha quedado de todo ello? Nada.

Por ello, hoy más que nunca, debemos buscar fórmulas que permitan poner en marcha políticas activas que fomenten la autogestión, la democracia directa y la participación ciudadana a todos los niveles para la consecución de una sociedad más justa, libre y solidaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *